La excelencia personal

El crecimiento personal dura toda la vida y se basa en la inquietud por aprender más sobre uno mismo y desarrollar todo nuestro potencial para vivir con plenitud.

En el mundo actual tan avanzado en tecnología, estamos experimentando una pérdida de valores y esto hace que una persona busque algo que de sentido a su vida.

A menudo el móvil que empuja a conocerse mejor es la infelicidad e insatisfacción. No debería ser de este modo. 

Cuando una persona se trabaja a sí misma y se conoce, tiene una percepción más eficaz de la realidad y se acepta a sí mismo. 

Acepta a los demás y tiene como característica la naturalidad y la espontaneidad.

Es interdependiente y necesita su propio espacio aparte del que comparte con los demás.

Aprecia las pequeñas cosas de la vida y no teme a sus emociones.

Tiene sentido del humor y se ríe de si mismo más que de los demás.

Respeta las opiniones de los otros y las tolera. No teme a las criticas.

Es flexible y tiene creatividad.

Es una persona íntegra, se puede confiar en ella porque cumple lo que dice.

Hoy en día solo podemos encontrar la estabilidad en nosotros mismos y más que nunca debemos conocernos y mejorar día a día para tener mayor calida de vida.

Para mí, la persona que trabaja en su crecimiento personal tiene fortaleza. Imprescindible en los tiempos actuales y para todas las áreas de la vida.

Te invito a que me dejes orientarte en el gran camino que es el crecimiento propio. ¿A que esperas?