Los problemas familiares

 


 ¿Tenemos que querer obligatoriamente a nuestros padres o a nuestros hijos?

¿Qué sucede cuando un hijo traspasa nuestros límites personales y constantemente nos falta el respeto?

¿Qué sucede cuando tenemos unos padres tóxicos que quieren controlar nuestra forma de vivir y pensar?

¿Dónde están los límites?

Cuantas personas se ven afectadas por unas relaciones familiares basadas en el control y en la imposición de ideas y valores. 

A veces hay que tomar decisiones difíciles y apostar por uno mismo aunque todo esté en contra.

Yo tuve una cliente que era hija única, desde bien pequeña escuchó discusiones en casa de sus padres y nunca habían fomentado su Autoestima. Todo lo que hacía estaba mal, criticaban su forma de ser y de pensar. La madre hacía el papel de "amiga" mientras el padre siempre gritaba y la desaprobaba. 

Fue creciendo en este ambiente, siempre humillada y despreciada, viendo constantes peleas entre los padres pero con valores familiares que impedían abandonar a la familia. 

Esta mujer se casó, la llamaremos "Laura" y como no creía en ella misma, atrajo a una pareja que la puso a prueba en los asuntos no resueltos con ella misma, una persona muy fría que no le dio el cariño que necesitaba a gritos. La relación no salió bien y acabó en divorcio, lo que produjo una crisis en ella,  ya que se reafirmó la idea de su mal carácter y de que nadie la aguantaría, causada por patrones familiares que no había sabido cortar.

Incluso después del divorcio los padres la criticaron y además tuvo que volver temporalmente a casa de sus padres. Laura pensaba que realmente algo iba mal en ella, no se posicionaba ni tomaba decisiones ante la falta de respeto de sus padres y las continuas críticas. 

Laura encontró un trabajo y logró vivir en su propia casa pero su madre seguía haciendo chantaje emocional (era la eterna enferma que exige continua atención) y el padre la seguía criticando en todo lo que hacía. Por otro lado era la única familia que tenía y no quería cortar las relaciones.

Hace unos años Laura encontró a un hombre que la entendía y la respetaba. Sus padres no quisieron conocerlo y la criticaron por volver a tener pareja y por no dedicarse a ellos y cuidarlos, hasta el punto de lanzarle ultimátum tipo: o él o nosotros, tu obligación es cuidarnos, sin darse cuenta que durante toda la vida no habían dejado de dar patadas a su hija.

¿Vale la pena no ser uno mismo? ¿Cuánto más das menos recibes? ¿Cuándo no te posicionas te pisan continuamente? ¿Te quieren más por ceder?.

Cuando Laura vino a consulta una de los primeros trabajos que abordamos fue el de las habilidades de Asertividad. Saber posicionarse y decir no, no permitir que la maltraten y la critiquen, poner límites, aunque las consecuencias sean distanciarse de las personas que no la aceptan.

La Autoestima personal tiene varios pilares, uno de ellos es la asertividad. 

Si estás en una situación parecida o te ha pasado y crees que puedes trabajar esta parte de tu Autoestima, contacta conmigo o asiste al curso intensivo de Autoestima y Autorrealización personal con PNL.

Tienes derecho a ser tú mismo y a que respeten, a que acepten tu modo de vivir y pensar pero no lo conseguirás sin Autoestima.

Puedo ayudarte, déjame tus datos en el formulario de psicoterapia y te ayudaré a poner límites.